fbpx

La pérdida del control de la vejiga, también conocida como incontinencia urinaria, es un problema muy frecuente entre mujeres, aunque muy a menudo pasado por alto. Si has empezado a perder orina al toser o estornudar, o sientes con más fuerza la necesidad de orinar, ¡no te preocupes! Aquí te dejamos algunos consejos para prevenir y tratar la incontinencia urinaria.

Tipos de incontinencia urinaria

Aunque la mayoría de la gente lo asocia a la vejez, no es una consecuencia directa de la edad, a parte de poderse tratar fácilmente cambiando el estilo de vida o con un correcto tratamiento.

Existen distintos tipos de incontinencia urinaria, siendo algunas más leves que otras:

  • De esfuerzo: al toser, reír, hacer ejercicio o estornudar la orina se escapa al ejercer presión sobre la vejiga. 
  • Por rebosamiento: la vejiga no vacía por completo causando un goteo frecuente o constante de orina. 
  • Mixta: cuando se padece más de un tipo de pérdida de control de la vejiga. 
  • Imperiosa: esta pérdida de control aparece cuando la persona presenta una necesidad intensa y muy repentina de orinar. En consecuencia, pierde involuntariamente orina, siendo más frecuente durante las horas de sueño. Este tipo de incontinencia suele ir relacionado con una infección o una enfermedad. 
  • Funcional: imposibilidad de llegar al baño a causa de deterioros mentales y/o físicos. 

Causas y factores de riesgo 

Queremos que sepas que la incontinencia es un síntoma, ¡no una enfermedad! Es por eso que se requiere una evaluación médica con el fin de determinar si es causada por los hábitos diarios, un problema físico o una enfermedad.

Asimismo, existen ciertos medicamentos (los medicamentos del corazón, los sedantes y los miorrelajantes), alimentos y bebidas (como las bebidas con cafeína, el alcohol, los edulcorantes y alimentos muy especiados) que actúan como diuréticos y pueden estimular todavía más la vejiga. 

El peso y la edad suelen contribuir también como factores de riesgo, así como el esfuerzo durante el embarazo, el parto o la menopausia. 

Prevención

Hay muchas maneras de prevenir la incontinencia urinaria, solo se trata de cuidar de ti y de tu salud a diario. Un buen ejercicio que te recomendamos es entrenar el suelo pélvico para así mejorar el control de la vejiga y reducir las posibles pérdidas urinarias:

  • Ejercicio lento: Mientras respiras suavemente, debes contraer el suelo pélvico durante 5 segundos y relajarlo durante 5 segundos más. Repite este ejercicio 10 veces.
  • Ejercicio rápido: Contrae y relaja los músculos del suelo pélvico tan rápido como seas capaz, durante unos dos o tres minutos. 

Además, hay algunas marcas como Enna que han desarrollado entrenadores de suelo pélvico como la pelvic ball. A parte de ayudarte con el fortalecimiento del suelo pélvico, este compañero de entrenamiento de silicona y totalmente resistente al agua, también activará tu musculatura vaginal de forma que, además, disfrutarás más de tus relaciones sexuales. 

Así que, ¿estás preparada para practicar tu musculatura pélvica?